#ConsejoLocal / Señales que indican que tienes una relación madura

¿Has sentido la incertidumbre de los celos, el coraje de enojarte con quienes menos quisieras o que alguien estruja tu corazón a placer? A lo largo de la vida, las personas experimentan todo tipo de relaciones sentimentales. Con cada relación se conoce a gente distinta. Desde el primer amor que nunca se olvidará, pasando por la relación destructiva y tormentosa o la intensa y fugaz, en cada uno de los tropiezos de amor se aprende algo nuevo que sirve para adquirir más conocimiento propio y experiencia para las relaciones venideras.

Nietzsche creía que la madurez en el hombre radicaba en “haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño”. Madurar en todos los sentidos requiere de un proceso complejo de aprehensión de conocimientos. Hacerlo sentimentalmente requiere muchas caídas y golpes dolorosos, pero conseguirlo y encontrar a la persona adecuada vale cada caída. Es entonces cuando lejos de arrepentirte por aquellas veces en que triunfó la inmadurez, descubres que las cosas pueden marchar de una forma completamente distinta a la turbulencia a la que estás acostumbrado, que las relaciones son tan fáciles (o difíciles) como los protagonistas quieran. Que el amor no es el sufrimiento y sacrificio que la religión asegura que es. Que hay que tomarse de verdad una relación y amar en serio, reír en serio, jugar en serio: ser real. Asegurarte de que tu relación cumpla la mayoría de estas señales es el mejor indicio de que va madurando por el camino correcto:

Las discusiones no se convierten en peleas

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.34.41

Dejan de sentir celos

Atrás quedaron aquellos celos que te atormentaban en relaciones pasadas. La incertidumbre, tristeza y el carrusel de emociones que la inseguridad trae consigo no tienen cabida en una relación madura, forjada en la confianza y comunicación constante.

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.34.09.png

Experimentan un estado de plenitud y estabilidad

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.33.44

La ausencia de problemas graves y situaciones incómodas (celos, chantajes, mentiras, actitudes infantiles) provoca un estado de plenitud que no sólo mejora la química entre ambos, también influye en su estado de ánimo y en las actividades que realizan a diario.

Desarrollan habilidades comunicativas propias

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.33.27

A algunas personas les cuesta mucho trabajo expresarse abiertamente aunque lo que sientan sea genuino y deseen externarlo. Cuando el entendimiento entre ambos progresa a un nivel superior, llega un momento en el que en complicidad y casi inconscientemente, crean un canal de comunicación eficiente que sólo ustedes comprenden. Si eres observador, notarás que tu pareja se desenvuelve mejor y platica más profundamente en situaciones, medios  y escenarios específicos que puedes reproducir para tener conversaciones a fondo con ella.


Planifican juntos

 

La estabilidad entre los dos propicia que la imaginación se proyecte hacia el futuro. Ambos opinan sobre los planes y las empresas que pretenden llevar a cabo juntos y trabajan en su materialización: desde la escapada del fin de semana próximo o el sitio en el que cenarán hasta un viaje a un destino lejano o la compra de una casa.


Piensan como una pareja y al mismo tiempo entienden su individualidad

En una relación madura, las decisiones trascendentales se consultan en pareja, platicando sobre los eventuales cambios que podrían surgir a raíz de una elección informada y sus consecuencias; sin embargo, la decisión final es responsabilidad del individuo que tiene ante sí esa elección. Pensar como pareja incluye entender los deseos y la personalidad del otro y respetar sus distintos puntos de vista, sus metas y sobre todo, aquellas cosas que no compartimos.


Crecen personalmente

Una relación madura despega de lo común y no sólo se enfoca en dejar atrás los sentimientos desagradables, también se nutre de las virtudes de ambos que se colocan como base para crecer y desarrollarse en todos los ámbitos. Tu pareja debe hacerte sentir segura, tranquila y sobre todo impulsarte a ser una persona mejor cada día, apoyar tu desarrollo tanto personal como profesionalmente y no al contrario, como ocurre en relaciones obsesivas.

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.36.49


Son algo más que un simple novio/a

Su relación no se limita a las actividades que típicamente realizan los novios, ahora entienden que una pareja es un concepto mucho más acabado. Todos en algún momento requerimos hablar, desahogarnos, ser escuchados y comprendidos, incluso llorar. Si realizas estas actividades con tu pareja, tu relación está madurando y ustedes comparten un vínculo tan íntimo como especial.

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.38.27


Se divierten responsablemente

 

Madurar no significa de ninguna manera dejar a un lado la diversión, sino divertirse evitando situaciones peligrosas que puedan ponerlos en riesgo de alguna forma. Ya no son los adolescentes pueriles que ignoran los alcances de las imprudencias (como conducir en estado alcohólico o regresar a casa solos durante la madrugada). Divertirse procurando al otro es otra manera de demostrarle cuán especial es para ti.


Comprenden los demás aspectos del amor

Captura de pantalla 2017-06-12 a la(s) 11.44.39

En toda relación madura llega el momento en que descubren que el amor no sólo es salir los fines de semana, avisar cuando lleguen y hacer compañía en las fiestas familiares. La complejidad en que radica lo sublime del amor se revela ante sus ojos y comprenden que no sólo se expresa con besos, regalos o encuentros sexuales, sino en todos esos momentos duros que no son agradables ni románticos, pero requieren de una demostración solidaria y comprometida de aliento incondicional.


En las relaciones reales no existen los amores puros, virginales y perfectos que nos presenta la fantasía. El amor de verdad no es espontáneo ni impoluto, es una construcción que requiere de la dedicación y el esfuerzo de dos voluntades para forjar a través de la confianza y el cariño una relación inquebrantable. Así como los malos momentos son una parte íntegra de la vida, los problemas de pareja son esenciales en una relación, aunque eso no quiere decir que la relación esté acabada ni la vida sea una tragedia. Aprender a superar los distintos obstáculos que aparecen en el camino es otra forma sutil pero poderosa de demostrar nuestro amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s